• La Formación Programada no es una subvención

    La Formación Programada no es una subvención

    ¿Qué es la Formación Programada?

     

    A menudo utilizamos diferentes términos para referirnos a la formación para los trabajadores sin tener en cuenta su tipología, lo que nos lleva a confusión.

     

    Entre los conceptos más frecuentes encontramos:

     

    • Formación Programada
    • Formación Bonificable o Bonificada
    • Formación Subvencionada
    • Formación Continua
    • Fundae o Fundación Estatal (antes Tripartita)

     

    Aunque no todos estos términos se refieren a lo mismo.

     

    Es importante remarcar que la Formación Programada, a la que todos llaman bonificada (mejor dicho, bonificable), no es lo mismo que la Formación Subvencionada. Las incluimos en el mismo saco porque:

     

    1.- No supone ningún coste para la persona que recibe la formación.

     

    2.- A efectos contables, la bonificación puede considerarse una subvención.

     

    Pero recalcamos, no son lo mismo.

     

     

    Desde Ágora te ofrecemos las claves para saber diferenciarlas.

     

    Formación Subvencionada es aquella formación impartida por:

     

    • Entidades públicas
    • Organizaciones empresariales y sindicales más representativas
    • Centros de formación acreditados por la Administración Pública correspondiente

     

    Suele estar organizada a través de convocatorias publicadas por el gobierno central o autonómico. Y está destinada a trabajadores en activo, trabajadores en situación de desempleo y autónomos.

     

    Dicho de otro modo, son cursos en que participan los trabajadores de forma individual, sin coste para ellos y sin necesidad de comunicárselo a la empresa.

     

    Formación Programada:

     

    Es aquella formación ofrecida por las empresas a sus trabajadores y que guarda relación con su actividad empresarial. A diferencia de la anterior, se excluye a los trabajadores de la Administración Pública y a los autónomos.

     

    Para llevarla a cabo, la empresa dispone de un “crédito de formación” que depende de:

     

    1.- La plantilla media de la empresa el año anterior.

     

    2.- El importe de cotización en concepto de Formación Profesional del año anterior.

     

    Esta ayuda económica permite a las empresas decidir qué formación necesitan, y cómo y cuándo la van a realizar. Para hacerla efectiva, deberá aplicarse su bonificación en los boletines de cotización a la Seguridad Social.

     

    En Ágora te ayudamos a recuperar el crédito para la formación que te pertenece.
    ¡No dudes en llamarnos!

    Leave a comment

    Required fields are marked *